Conoce más sobre tés y tisanas

 Te gusta saber qué te llevas a la boca, por eso te damos estas pequeñas cápsulas de información. Lo cierto es que el mundo del té es amplio y complejo, y abunda la desinformación, así que partimos aquí con una información que aunque básica, es bastante desconocida 

Todo el té que se cultiva en el mundo son dos variedades de camelia, la mayoritaria camelia sinensis sinensis que es un arbusto y la camelia sinensis asámica de estilo más arbóreo, y que se producen las dos principalmente en Asia, aunque Argentina y Kenia también son grandes productores y poco a poco se ven cultivos experimentales en Europa. Es el brote de esta planta lo que se recolecta, y en una temporada puede cosecharse varias veces desde el inicio de la primavera hasta el fin del verano. 

Las tisanas son todo tipo de hierbas, frutos, flores, raíces, cortezas, semillas y mezclas que se consumen en infusión y no son té, que es una planta concreta y diferente. A diferencia del té no contienen cafeína (también conocida como teína, pero es la misma molécula), y tampoco les afecta la temperatura del agua ni el tiempo de infusión.  

Lo que diferencia a cada tipo de té (verde, negro, rojo, etc) es el proceso de secado, oxidado y fermentado, y si es un brote más tierno o un segundo brote. También se diferencia por regiones de cultivo y por la presentación, si la hoja se pica, o se enrolla, o se le da determinada forma.

La teína es en realidad cafeína, es el mismo compuesto químico que aparece en el café, el té, el guaraná y el mate entre otros, pero como fué descubierta primero en el café recibió ese nombre, así que se trata de la misma molécula con propiedades estimulantes. A diferencia del té las tisanas no contienen cafeína.